1

Controversia: ¿Somos los costarricenses analfabetos culturales?

Geovanny Jiménez S. Hace un tiempo muchos artistas de la plástica, de la literatura e incluso deportistas como la seleccionada nacional Melissa Herrera, pegaron el grito al cielo ante la exposición mediática del personaje “La Tocola”.

Poetas, escritores y demás cultores se han cuestionado, en resumen: “si tuviéramos la exposición en los medios que ha tenido La Tocola, Costa Rica tendría más arte y cultura, y sería mejor país”.

La futbolista Melissa Herrera hizo también su llamado en la red Twitter, donde resintió que los deportistas no reciben el realce que el obtenido por un personajes que demuestra vicios en la sociedad.

isla-cano-azul

Entonces, la pregunta ha surgido como consecuencia: “¿somos un país de analfabetos culturales?”

El debate es viejo. En tiempos recientes el arte, la literatura y la cultura fueron pensados y entendidos solamente para gente culta, de élite, gente estudiada o de clase alta.

Esfuerzos también recientes han intentado sacar a la cultura de esa visión para incorporar nuevos contenidos de una cultura popular, inclusiva de la diversidad (cultura indígena, afrodescendiente y folclor, por ejemplo), con el propósito de posicionarla y llevar a la gente al arte, al teatro, a las tradiciones y demás.

Sin embargo, con los medios de comunicación no se ha dado la suerte que se quisiera. Para muchos estudiosos del fenómeno y comentaristas, el gran tema es el rating. La gente, en masa, prefiere lo chabacano y las redes sociales logran exhibir también masivamente esta cultura.

RUTA-400Programas ampliamente criticados por sus contenidos triviales y anti-valores, como “Combate”, tienen más de un millón de seguidores en Facebook. Más que todos los medios de comunicación que existen en el país. Solo hace una semana Teletica anunciaba haber logrado esa suma cabalística. Igualmente, la Tocola había logrado 100 mil seguidores, pero después del boom mediático ha llegado a más de 150 mil seguidores, más que los obtenidos por un equipo de fútbol de primera división muchas veces campeón como el Herediano.

El fenómeno no es para menos y, en el decir de cientos de personas, corresponde a una banalización de la cultura que los medios impulsan porque el pueblo prefiere lo banal, y eso vende. ¿Es culpa de los medios que el mercado amplio prefiera, por usar una metáfora, la pornografía antes que el erotismo o la sensualidad?

El debate diario se mueve con esos cuestionamientos. Entonces, ¿somos los costarricenses un pueblo mal educado que se divierte con la “subcultura” de lo pueril, de lo superficial y de lo tonto, antes que con las más sublimes, interesantes y dignas exhibiciones de la creación artística? La pregunta parece vana, porque la respuesta siempre será que sí, que sí somos aún un pueblo analfabeto culturalmente hablando.

No obstante, muchos dirán que no hay tal “subcultura” y que todo es parte de la cultura, incluso las expresiones chabacanas porque representan el sentir de la gente y de lo que la gente hace con sus manos y mentes, y finalmente -en sentido amplio- la cultura es eso: lo que hacemos las personas en nuestras comunidades. ¿Son las corridas de toros parte de la cultura? Indudablemente, pero en ellas se critica el maltrato animal, el espectáculo violento y la exposición de la vida humana como un circo romano.

¿Qué significa entonces que un país sea analfabeto cultural? Quizás estamos hablando de un país cuya afición por la cultura no tiene estándares altos y se conforma -conformismo tico siempre presente- con lo más simple y lo más fácil de comprender y hacer. En este sentido, somos un pueblo culturalmente analfabeto. Como lo son la gran mayoría de los países del mundo. Entonces, ¿por qué culpar a Costa Rica de eso?

taller-400x400La respuesta puede ser simple y compleja. Los ticos esperamos de nuestro país más cultura porque se supone un pueblo educado, donde el 8% del PIB debe invertirse en educación. Porque no tenemos ejército, tenemos democracia y se supone es uno de los países más felices del mundo, porque más del 25% del territorio está protegido, porque tenemos extraordinarios recursos, porque tenemos recursos humanos valiosos… Porque tenemos las condiciones para pedir por gente más culta y cercana a todas las expresiones del arte y la cultura.

Ahora bien, ¿seremos los ticos como presumimos ser, o simplemente vivimos de las glorias de otros que destacan? ¿Será que sí existen las condiciones y podríamos estar cerca de ser un país “cultamente desarrollado”, pero falta una revolución cultural y educativa que impulse ese objetivo? El debate sigue planteando preguntas válidas, que debemos considerar. La experiencia dice que cuando llevamos creación a las comunidades hay buena recepción y encanto, pero pareciera que aún ese objetivo no es parte de un gobierno costarricense…

Lecturas: 1430 veces.

About author / Geovanny Jiménez S.

Conocido como Geovanny "Debrús" Jiménez es el director y fundador de Culturacr.net desde hace 10 años. Es escritor con tres obras publicadas en narrativa (Cuando la muerte no alcanza, 2010 / Una sola huella, 2012 / Eroscopio, 2013), comunicador y politólogo con más de 20 años de experiencia en la educación y las gestión cultural.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Culturacr.net

Culturacr.net es una plataforma cultural que incluye un medio de comunicación digital, próximamente uno impreso, cursos y talleres, una operadora de turismo cultural y educativo, una editorial y otros servicios artísticos y culturales. Contáctenos al teléfono (506) 8527-2814.

MÁS INFORMACIÓN

ARCHIVO

SUSCRÍBASE